Coldwell busca contraatacar con impugnar a la Asamblea del PRI y sus nuevos estatutos

El ex presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Joaquín Coldwell, ha expresado su profundo descontento con los recientes cambios estatutarios aprobados en la última Asamblea Nacional del partido. Estos nuevos estatutos, que permiten la reelección del dirigente nacional por hasta tres periodos de cuatro años, han sido objeto de severas críticas y acusaciones de promover un proceso autocrático y de centralización del poder. 

Pedro Joaquín Coldwell, quien ha sido acusado por el actual presidente del PRI, Alejandro Moreno, de difamación, está evaluando los resultados de la reciente Asamblea Nacional con la intención de impugnar los nuevos estatutos. “Estamos analizando las elecciones para ver qué resultados tenemos para poder impugnar esta Asamblea Nacional porque pone en riesgo al partido”, afirmó Coldwell.

 

La reciente Asamblea Nacional del PRI no solo permitió la reelección del presidente nacional por periodos consecutivos, sino que también redujo las facultades de los comités directivos del partido, lo que ha desatado una ola de indignación entre los dirigentes y militantes. “Se han recibido llamadas de dirigentes destacados en todo el país que se han sentido agraviados tanto por cómo se llevó a cabo la asamblea como por los cambios estatutarios que se están haciendo”, explicó Coldwell.

 

Alejandro Moreno, presidente nacional del PRI, ha defendido estos cambios afirmando que cuentan con el respaldo de al menos 3 mil consejeros. Sin embargo, una fracción significativa del partido ha acusado a Moreno de diseñar estas nuevas normativas “a la medida del dirigente nacional para que el PRI tenga dueño”. Según Coldwell, el partido no puede pertenecer a una sola persona y debe mantener un ciclo de renovación constante. “El partido no puede tener dueño, tiene dirigentes que cumplen un ciclo, un plazo corto para el que fueron electos y debe renovarse. Esto no lo estamos viendo en estos cambios”, añadió Coldwell.

 

Las nuevas medidas que permiten la reelección de los dirigentes a nivel nacional, estatal y municipal, han sido vistas por Coldwell como un freno a la renovación de los cuadros del partido. “El electorado castigará al PRI tras haber perdido una fuerza electoral enorme en estas últimas elecciones”, advirtió.

 

Coldwell ha solicitado que las resoluciones de la Asamblea Nacional sean anuladas y que se convoque a una nueva asamblea que incluya a todas las disidencias del partido, las cuales, según él, fueron “excluidas”. “No estamos difamando absolutamente a nadie, lo que queremos es lo mejor para el partido: que se anule esta Asamblea Nacional y que se organice otra sobre la base de un trabajo preparatorio serio, que se logren consensos entre las militancias sobre los puntos para renovar al PRI y que se elimine la reelección consecutiva de los dirigentes, sobre todo por tantos periodos”, enfatizó Coldwell.

 

Finalmente, Coldwell hizo un llamado a Moreno para que demuestre templanza y grandeza abriéndose al debate con los grupos disidentes. “Si el dirigente tiene la templanza y la grandeza para abrirse al debate con los grupos disidentes que no estamos de acuerdo con la asamblea y con los cambios, creo que el PRI va a dar un gran paso”, concluyó Coldwell.

 

Este enfrentamiento dentro del PRI promete generar más controversias y debates en los próximos días, ya que las tensiones entre los diferentes sectores del partido parecen estar lejos de resolverse.

 

Cuestiones de Política 

Directorio

Post Views: 20