INE Inicia el proceso de liquidación del PRD ante la perdida de su registro como partido nacional

El Partido de la Revolución Democrática (PRD), fundado en 1989 por Cuauhtémoc Cárdenas, ha recibido una notificación formal del Instituto Nacional Electoral (INE) sobre la pérdida de su registro como partido político nacional. Esta decisión se produce tras las elecciones federales del 2 de junio de 2024, en las que el PRD no logró alcanzar el umbral mínimo del tres por ciento de la votación requerido por la ley. 

El PRD obtuvo únicamente el 1.86 por ciento de los votos en las elecciones para diputados federales, marcando su peor desempeño electoral desde su fundación. Este resultado es significativamente inferior al 25.97 por ciento alcanzado en las elecciones de 2006, cuando el partido tuvo su mejor desempeño histórico. Desde entonces, el PRD ha experimentado una continua disminución en su apoyo electoral: 19.59 por ciento en 2012, 5.24 por ciento en 2018, y finalmente 1.86 por ciento en 2024.

 

La Unidad de Fiscalización del INE envió el oficio correspondiente a las oficinas del PRD, ubicadas en Benjamín Franklin 84, colonia Escandón, para notificar a los dirigentes del partido sobre la pérdida de su registro. Fuentes del INE confirmaron que, tras finalizar el proceso de cómputo de votos, se procedió a enviar la comunicación oficial. Sin embargo, hasta el momento, no ha habido una postura oficial del PRD en respuesta a esta notificación.

 

Ante esta situación, el PRD ha anunciado su intención de impugnar los resultados en los 300 distritos electorales mediante un juicio electoral, con la esperanza de retener su registro nacional. No obstante, los cálculos del INE sugieren que es improbable que el partido logre alcanzar el umbral de votación necesario para revertir la decisión.

 

El proceso de liquidación del PRD comenzará una vez que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) revise todas las impugnaciones presentadas por el partido y confirme la pérdida de su registro. Durante este periodo de prevención, la dirigencia del PRD solo podrá pagar gastos relacionados con la nómina e impuestos, y deberá suspender cualquier pago a proveedores o prestadores de servicios. Además, el partido no podrá celebrar nuevos contratos, compromisos o adquisiciones, y deberá abstenerse de enajenar activos o realizar transferencias de recursos.

 

El PRD también deberá entregar al INE un informe detallado de sus activos y pasivos, así como de las contingencias financieras que puedan surgir. La Comisión de Fiscalización del INE designará en los próximos días a un interventor encargado de supervisar el procedimiento de liquidación del partido.

 

Este resultado electoral y la subsecuente pérdida de registro del PRD marcan el fin de una era en la política mexicana. Fundado hace 35 años, el PRD jugó un papel crucial en la transición democrática del país, especialmente en la década de los noventa y los primeros años del siglo XXI. Sin embargo, la disminución constante en su apoyo electoral refleja cambios significativos en el panorama político mexicano y la reconfiguración de las fuerzas políticas en el país.

 

La pérdida del registro del PRD resalta la importancia de la adaptación y renovación de los partidos políticos en un entorno electoral cada vez más competitivo y fragmentado. Esta situación subraya la necesidad de una reflexión profunda dentro del partido sobre su futuro y su papel en la política nacional, y plantea preguntas sobre el impacto de esta decisión en el equilibrio de poder dentro del sistema político mexicano.

Cuestiones de Política 

Directorio

Post Views: 67