PAN propone presidenciable "por encuesta"

El PAN  planteó al PRI, PRD y grupos empresariales, apostar por emparejar el proceso de selección de su candidatura presidencial con el de Morena. Sugiere lanzar convocatoria en julio; depuración de aspirantes, foros y debates en agosto y septiembre; y una encuesta final en noviembre.

MILENIO confirmó que el método, el cual Marko Cortés espera sea respaldado por Alejandro Moreno y Jesús Zambrano, es lanzar la convocatoria en julio y pedir requisitos como: haber sido considerado en mediciones de encuestas externas, los cuales les den un posicionamiento de al menos el 30 por ciento de reconocimiento de la ciudadanía y de intención de voto, que los haga competitivos frente a las corcholatas de Morena, y la entrega de firmas equivalentes al uno por ciento del padrón electoral de al menos 17 entidades.

Una vez cumplidos los requisitos, es decir, depurada la lista de aspirantes, la segunda fase será realizar foros y debates regionales en todo el país para posicionarse ante la ciudadanía durante al menos dos meses. 

Y para finalizar, al mismo estilo de Morena, se realizaría una encuesta con los mejores posicionados para definir en noviembre quién será la persona abanderada presidencial.

Para todo este proceso, el PAN plantea crear una especie de Comisión Electoral —integrada por liderazgos de los tres partidos políticos y la sociedad civil—, descartando elecciones primarias, para garantizar que los finalistas lleguen bajo las mismas condiciones y no con métodos diferentes de cada partido.

Sin embargo, en las últimas horas se desataron enfrentamientos entre aspirantes y liderazgos. Entre la confusión de quienes creen que deberán reunir un millón de firmas, aunque ese número no sea preciso; quienes cuestionan quién verificará la validez de esos apoyos si es una facultad exclusiva del INE; quienes critican la burocracia y tardanza del proceso y quienes se aferran a las primarias entre los partidos coaligados.

Dentro, como fuera del PAN, ha sido rechazada la idea de Cortés sobre mantener la esencia que ha caracterizado a las candidaturas presidenciales panistas de tener el respaldo de la militancia, y pasarlo ahora al apoyo ciudadano.

Los principales punteros se han inconformado con la idea de este método. Del lado del PRD, su dirigente Jesús Zambrano, sostuvo que “de ninguna manera” aceptarían la recolección de firmas como requisito, mientras que Miguel Ángel Mancera advirtió que no existe certeza en cómo se comprobará la veracidad de las firmas y quién las contará.

 

Cuestiones de Política 

Directorio

Post Views: 15